20.01.10

El cáncer mediático hace metástasis

por Larry Correo electrónico  509 palabras

El 7 de septiembre de 2005 hice una predicción en esta bitácora relacionada con la ley mordaza o ley resorte:

El próximo paso será aplicar toda la ley a los canales por cable o algo por el estilo. Verá usted, el estado es un cáncer que comienza afectando a unas pocas células y se va expandiendo lenta pero incesantemente por todo el tejido social, abrogándose para sí privilegios y envolviendo cada aspecto de la vida de sus súbditos. Si este cáncer no es detenido en sus primeras etapas, eventualmente el parasitismo estatal hará colapsar a la sociedad.

El problema para los burócratas es que una vez que empiezan a restringir las libertades en un conjunto específico de medios, la gente tiende a migrar hacia los espacios donde dichas libertades siguen vigentes (en este caso la televisión por cable), haciendo así inoperantes las medidas restrictivas. La gente que estaba obstinada de las incesantes cadenas televisivas del presidente, simplemente podía cambiarse a la televisión por cable, la cual estaba exenta de transmitir los soliloquios presidenciales.

En Julio del 2007 predije que los venezolanos tendrían que decirle adiós al "santuario de la televisión por cable" y a finales del mismo mes las restricciones de la ley mordaza fueron extendidas a los canales regionales que operaban exclusivamente por cable.

Gracias a Daniel Duquenal, me entero que el pasado 14 de enero expiró el plazo que tenían los canales de TV por cable para demostrar que el origen de sus producciones es internacional y que, por tanto, están exentos de transmitir las cadenas de radio y TV del gobierno.

Muchos canales internacionales no han demostrado que están exentos y según el gobierno la pena por tal pecado es la salida del aire —o más bien del cable— al menos temporalmente. De lo contrario, los operadores de cable podrían ser sometidos a sanciones pecuniarias.

Tiempo para otra predicción: a medida que las trabas burocráticas se hagan más onerosas para las cadenas internacionales, estas empezarán a considerar la conveniencia de continuar enviando su señal a Venezuela y poco a poco se darán cuenta de que no vale la pena el esfuerzo de cumplir con los requisitos impuestos por el gobierno. Pasado un tiempo, los únicos canales que transmitirán serán los que están obligados a calársela, porque no tienen otros mercados a que recurrir, es decir, los canales venezolanos, los cuales están obligados a transmitir las cadenas (porque caen en la categoría de "Productores Nacionales Audiovisuales").

Fíjese por ejemplo en el caso de la recientemente expropiada cadena de hipermercados Éxito. La compañía matriz, el Grupo Casino francés, estima que Éxito apenas aporta alrededor del 2% del valor global de la corporación y durante el año 2009 contribuyó casi cero a sus ganancias. Chávez quizás le está haciendo un favor al Grupo Casino al arrebaarle la cadena de hipermercados. Lo mismo sucederá con los canales de televisión.

Entonces el proceso de toma de los medios audiovisuales habrá sido completado y el cáncer mediático al que me refería en mi artículo del año 2005 habrá hecho metástasis en todo el paupérrimo cuerpo de los medios venezolanos.

Dirección para referencias de este mensaje

URL para Referencias (pinche con el botón derecho y copie la dirección del enlace)

Todavía no hay reacciones

powered by open-source CMS software

The Venezuelan Libertarian

Contenido

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Valid XHTML 1.0!