12.08.10

Idiotez monetaria no es monopolio venezolano

por Larry Correo electrónico  767 palabras

Después de 11 años en el poder debería estar más que claro que en materia monetaria el gobierno chavecista es completamente incompetente. Pero la idiotez monetaria no es un monopolio de los gobernantes venezolanos, ni siquiera de los gobernantes de países subdesarrollados como el nuestro. Para convencerse de lo anterior basta echarle un vistazo a las autoridades japonesas, quienes están extremadamente "preocupadas por las consecuencias de la apreciación del Yen".

El "problema" que "preocupa" a las autoridades japonesas es que el yen se ha cotizado esta semana a su nivel más alto de los últimos 15 años, rompiendo la barrera de los 85¥/US$

No sólo eso, el Yen se ha apreciado 20% respecto al euro y 12% respecto a la libra esterlina en lo que va de año.

El problema de la subida de la apreciación del yen frente al resto de monedas lo sufren sobre todo las exportaciones. Japón, cuya producción industrial se vende a todo el mundo, pierde competitividad con la bajada del valor del dólar de estas últimas semanas.

Esta es una de esas falacias económicas dura de matar. Según esta línea de razonamiento, el gobierno japonés debe intervenir en el mercado de divisas comprando dólares (o euros, o libras) con yenes recién creados de la nada, para debilitar la moneda nipona y salvar así a los exportadores.

La falacia, como la mayoría de las falacias, proviene de observar un sólo lado de la ecuación y de ignorar los efectos a largo plazo, enfocándose siempre en los efectos a corto plazo.

Es cierto que un yen más débil beneficiaría a los exportadores en el corto plazo, al hacer sus productos más asequibles en los mercados internacionales. Digamos que un Nintendo cuesta 8.500¥ en Japón. A la tasa de cambio actual de 85¥/US$, una persona que desea importar dicho Nintendo necesita 100 US$ para poder comprarlo. Si el banco central japonés devalúa el yen y lo lleva a, digamos, 120¥/US$, ahora el mismo nintendo tendrá un costo de 70,83US$. La demanda de nintendos se vería estimulada por la baja artificial de sus precios. Pero esta es sólo una cara de la moneda y es sólo un efecto transitorio.

La otra cara de la moneda es que todo lo que los japoneses necesiten comprar en el exterior será más caro luego de la devaluación del yen. A 85¥/US$, un barril de petróleo crudo Brent que cuesta actualmente 76US$ en los mercados internacionales, le cuesta a una refinería japonesa 6.460¥. Luego de la devaluación, el mismo barril de petróleo, que contiene la misma cantidad de energía, le costaría a la refinería 9.120.

Antes de la devaluación, hacían falta producir 76 nintendos para comprar 100 barriles de petróleo crudo brent (100×6.460/8.500). Pero después de la devaluación harán falta producir 107 nintendos para comprar los mismos 100 barriles de petróleo crudo brent (100×9.120/8.500).

De manera que con la devaluación que buscaba mantener "competitivos" a los exportadores, el gobierno japonés está haciendo más pobres a todos aquellos que necesiten consumir cualquier cosa importada, quienes ahora tendrán que trabajar y producir más para comprar la misma cantidad de bienes importados que compraban antes.

Pero no sólo eso. Los beneficios para los exportadores son transitorios. Como hemos visto, la depreciación de la moneda causará un aumento en las ventas de los exportadores. Mientras los precios domésticos se mantengan intactos, los exportadores verán aumentar sus ganancias. Pero como también hemos visto, los precios domésticos no se mantendrán intactos. Todos los precios que estén relacionados con importaciones tenderán a aumentar (pues hacen falta más yenes para comprar la misma cantidad de materias primas o productos). Pero incluso los precios de los productos que no estén relacionados con importaciones tenderán a aumentar, porque la devaluación es equivalente a la imposición de un arancel sobre productos similares que podían haber sido importados y que podían haber competido con los productores domésticos. Y como sabemos, una de las consecuencias de la disminución en la competencia es el aumento de los precios.

De manera que a final de cuentas, los precios de los bienes y materias primas que los exportadores necesitan para producir aumentarán como consecuencia de la devaluación, eliminando a la larga las ganancias producidas por el aumento de la demanda de sus productos en el extranjero.

Pero además de todo lo anterior, debemos considerar los efectos perniciosos que produce la creación de nuevas cantidades de dinero de la nada, es decir, los efectos negativos causados por el aumento de la liquidez monetaria, que es necesario para producir la devaluación de la moneda. Estos son variados y extremadamente dañinos, pero no voy a entrar en esos detalles, pues ese tema ha sido objeto de bastantes discusiones en otras ocasiones.

Dirección para referencias de este mensaje

URL para Referencias (pinche con el botón derecho y copie la dirección del enlace)

1 Referencia

El Liberal VenezolanoIdiotez monetaria japonesa en acción
Hace poco más de un mes escribí sobre las preocupaciones de las autoridades japonesas ante la continua apreciación del Yen respecto al dólar y califiqué sus amenazas de intervenir en el mercado de divisas para devaluar a la moneda nipona como "idiotez...
22.09.10 @ 15:50:45 -0430 VET
powered by b2evolution free blog software

The Venezuelan Libertarian

Contenido

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Valid XHTML 1.0!