01.09.10

De huracanes y controles de precios.

por raulkidd Correo electrónico  599 palabras

La temporada ciclónica de este año ha resultado de lo más animada y parece que así seguirá. Por fortuna, al menos que yo sepa, ningún huracán ha causado mayores problemas. Dicen que la mejor manera de vencer a los huracanes es con la preparación anteior a la llegada del fenómeno atmosférico. Puede ser.

El susto más reciente lo han pasado en Puerto Rico con el ciclón Earl que ha "navegado" rozando sus costas. Si es cierto que al huracán se le vence con preparación anterior entonces los boricuas fueron muy dichosos pues el gobierno local lo hizo todo mal, empezando por los congelamiento de precios:

"El secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor, Luis Rivera Marín, anunció la entrada en vigor para las próximas horas de una orden de congelación de precios de artículos de primera necesidad."

Fíjese señor Rivera Marín que hay algo que usted no entiende, ante una catástrofe natural las personas tienden a sobreprotegerse acumulando mayores cantidades de los bienes que considera "básicos", creándose una escasez instantánea. Así que la única manera de racionalizar la escasez es mediante el aumento de los precios. Por ejemplo:

Si los comerciantes tienen en existencia 100 lbs de arroz pero la población quiere 150 lbs la única manera racional de resolver este problema es aumentando los precios por una razón muy sencilla como para que los socialistas de turno puedan entenderla: Si no suben los precios entonces el primero (o los primero) que llegue a la tienda comprará las 150 lbs, por si acaso, y, los mas "vivos" revenderán el excendete. Así que "el poder del que tiene el dinero" se cambia por "el poder del que llegue primero a la tienda".

Pero nuestros amigos políticos sufren de ser un poco más persistentes que la mayoría de las personas. Al ver que su medida de congelamiento de precios habrá tenido un efecto no deseado lo próximo que harán es racionar la cantidad de arroz que una persona puede comprar. Así, con precios congelados y cantidades racionadas creen que nos han traido la solución pero no se dan cuenta que han pavimentado el camino hacia el infierno.

Verá usted, para poder racionar tiene que ser el gobierno quien se ponga a vender el arroz. Como no hay arroz para todo el mundo (se quieren 150 lbs pero sólo hay 100) entonces el gobierno decide a quién y en qué condiciones se vende el arroz. Como "el que parte y parte se queda con la mayor parte" veremos que los miembros del Partido de gobierno seguirán gordos y coloraos mientras que todos los demás serán sometidos a largas colas al mejor estilo de la URSS, o, para darles un ejemplo más cercano: Cuba.

Pero esto no servirá más que para alargar la escasez en el tiempo y volverla un fenómeno perpetuo en el tiempo (sigan el ejemplo de Cuba). Si se hubiese permitido al comerciante (o a cualquier persona con algúmn dinerito ahorrado) obtener las ganancias de los aumentos de precios sus esfuerzos por vender más lo hubiesen llevado a invertir en obtener más arroz ya sea del extranjero o con los granjeros de modo que la escasez hubiese llegado a su fin en un tiempo mucho menor al esperado. Pero con precios congelados y con el gobierno racionando arroz ¿Cuál sería el incentivo?.

Los aumentos de precios ante una escasez cumplen una función social importantísima: el uso racional de los recurso con que contamos.

Así que ante próximos huracanes (o hecatombes parecidas) esta es una lección que todos debemos aprender de forma que estemos bien preparados para sortear los problemas que seguro se van a presentar.

Dirección para referencias de este mensaje

URL para Referencias (pinche con el botón derecho y copie la dirección del enlace)

Todavía no hay reacciones

free blog software

The Venezuelan Libertarian

Contenido

Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons
Valid XHTML 1.0!